Inicio / Comunicados / Comunicado.

Comunicado.

Acapulco, Gro. 2 de Julio de 2020.


MUY QUERIDAS HERMANAS, MUY QUERIDOS HERMANOS:

Les saludo con mucho afecto y pido a Dios les bendiga y proteja.
El día de hoy las Autoridades de nuestro Estado han autorizado un primer paso hacia la celebración de la Eucaristía con presencia física de fieles. A partir del próximo domingo 5 de Julio, habiendo previsto las medidas necesarias, será posible iniciar este primer paso. Les invito a reflexionar en estos dos hechos:

+ El primero: el derecho a la vida que cada persona tiene desde el momento de ser concebido hasta su muerte natural, y el derecho a la salud traen consigo la obligación de respetar y cuidar la vida propia y la de los demás, la salud propia y la de los demás. La vida y la salud son bienes preciosos que hemos de agradecer a Dios.

+ El segundo: la pandemia no ha pasado. Es todavía muy alto el número de contagios y el de hermanos nuestros que mueren con ocasión o a causa de contagio del COVID. Miremos el número de personas que mueren en nuestras comunidades. La mejor manera de enfrentar la pandemia son las medidas de prevención ante el contagio.

Veamos lo sucedido en algunos lugares: no haber observado esas medidas cuando se abrió la posibilidad de otros servicios y actividades en la sociedad, llevó a un repunte de contagios que significó volver a las medidas de confinamiento de la “cuarentena”. Este regreso a cuarentena fue pesado, pero lo más grave fue que el repunte de contagios significó la enfermedad de muchas personas y el luto de muchos hogares. Podemos mirar con esperanza los días que vienen, confiados en la Providencia Divina, observando y ayudando a observar las medidas de prevención: salir de casa sólo a lo necesario y sólo el tiempo necesario, usar el cubreboca, observar la debida distancia en cualquier lugar donde nos encontremos, lavarnos bien las manos al salir y al regresar a casa, acudir al médico al empezar a sentirnos mal.

Ya les hacía ver que en este primer paso, podremos celebrar la Eucaristía en nuestros templos con solo una tercera parte de presencia física de fieles. Seamos comprensivos, si ya no queda lugar, y que todavía no es momento en que puedan participar personas que forman parte de un grupo más vulnerable ante el COVID (adultos mayores de 65 años, personas con obesidad o diabetes, enfermas de cáncer, con enfermedades respiratorias o del corazón, mujeres embarazadas o en lactancia…).

Es una indicación que brota del amor. No se miren excluidos. Es tratar de cuidarlos. También quienes se sientan enfermos por favor queden en casa, y participen de manera virtual de la celebración de la Eucaristía. Al entrar al templo toda persona ha de llevar su cubreboca, se le ofrecerá agua y jabón para lavarse las manos o gel antibacterial, se le pedirá pisar en el tapete sanitizante, y ocupar el lugar que se le indique, evitando saludo de mano o abrazo. El saludo de paz será con una inclinación de cabeza y el sacerdote les dará indicaciones para recibir la comunión. Al salir nos despedimos a la distancia, no prolongamos la plática y volvemos a casa.
En esta etapa, en la que todavía es grave el riesgo de contagio, no habrá celebración de bodas, ni XV años. Por favor difieran su celebración. Es muy grande el riesgo al que las personas se exponen en las fiestas que se organizan con ocasión de la celebración. Lo mismo en los bautismos y confirmaciones, por ello habrán de celebrarse sólo en caso de urgencia por grave enfermedad. En esta etapa todavía no es posible celebrar fiestas patronales.

A algunos les es difícil comprender estas normas, pero son para cuidar su salud y su vida. Tampoco se podrán celebrar funerales en el templo. El sacerdote puede con sólo la familia hacer las exequias en la funeraria. Nuestros hermanos, que mueren víctimas de esta pandemia, son llevados directamente a sepultar. Alguno de sus familiares avisa al párroco el momento en que pasará la carroza frente al templo parroquial, para que bendiga a nuestro hermano y lo encomiende a la misericordia de Dios. La carroza solo se detiene, el sacerdote hace la oración y rocía agua bendita sobre la carroza y esta prosigue su camino. Miremos con esperanza hacia adelante. Construyamos esa esperanza. Ayudemos a que disminuya el riesgo de contagio: que el lunes próximo pasemos a color naranja y pronto pasemos al amarillo y luego al verde. Mientras no haya vacuna, sea ya conducta ordinaria: salir de casa sólo a lo necesario y sólo el tiempo necesario, usar cubreboca, observar la debida distancia donde nos encontremos, lavarnos las manos al salir y al regresar a casa, acudir al médico al empezar a sentirnos mal. Si evitamos contagios, libramos de tristeza y preocupación a muchas familias, de dolor y sufrimiento a muchos hermanos.

El Señor les bendiga y proteja, les muestre su rostro misericordioso y les llene de su paz.
+Leopoldo González G.
Arz. de Acapulco

About admin

Error

Comunicado: Día Internacional de la mujer

Comunicado 10-20 DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *