Inicio / Articulos / Visitar Tierra Santa evangeliza y nos evangeliza

Visitar Tierra Santa evangeliza y nos evangeliza

Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas

Los continuos conflictos que a través de los medios de comunicación nos enteramos, deben crear en nosotros una conciencia de la realidad de la Iglesia en los territorios denominados Tierra Santa: Israel, Palestina, y su entorno. Actualmente, en Tierra Santa, solo el 2 % de la población es católica, y el 30% de los cristianos de Tierra Santa viven del turismo religioso: si no vamos, ellos emigrarán. Peregrinar a Tierra Santa significa ayudar a los cristianos en algo tan esencial como la sobrevivencia.

En los últimos años, mientras disminuye el número de los peregrinos tradicionales (europeos), está creciendo el número de peregrinos provenientes de nuevas culturas, como por ejemplo, China, que compensan una bajada de los procedentes de Europa y América que no está justificada: los datos reales de seguridad son buenos.

Después de peregrinar a Tierra Santa, nunca más leeremos las Sagradas Escrituras sin pensar que hemos recorrido estos lugares. Viajar a Tierra Santa cambia la vida y la llena de significados únicos… perfumes de vida eterna. Las peregrinaciones a Tierra Santa ofrecen la posibilidad de revivir los misterios de la Vida de Cristo y descubrir las raíces de la fe, de los lugares en los cuales nacieron, y vivieron los apóstoles. De Jerusalén, particularmente, surgió la Iglesia, por esto es llamada Iglesia Madre. La peregrinación a Tierra Santa hoy representa un acto de fe y una gran experiencia de vida, tanto humana como espiritual.

Una forma de evangelizar. En el contexto actual, caracterizado por grandes turbulencias, guerras y episodios de violencia, un viaje como peregrinos a Tierra Santa permite entender mejor la realidad del medio oriente. Sobre todo, porque el plan propuesto concretamente por la experiencia eclesial Acapulco Amigo de Tierra Santa, consiste en privilegiar el apoyo a la comunidad cristiana local. Podríamos ir posiblemente, con mucha más comodidad utilizando los servicios de agencias y grupos comerciales, pero al utilizar los servicios de la custodia franciscana de Tierra Santa, estamos apoyando a nuestros hermanos cristianos directamente, pues lo necesitan.

La peregrinación, ofrece la posibilidad de conocer con los propios ojos la realidad medio oriental, tener un contacto directo con las comunidades cristianas, los lugares y eventos. Conocer directamente, sin intermediarios el Medio Oriente, donde la religión de Mahoma es mayoritaria, nos aporta una dimensión del valor y la dimensión cultural, no sólo espiritual. Son muchos los motivos por los cuales ir a Tierra Santa. Conocer la propia fe, la historia, generar un nexo o vínculos de familiaridad, entretejer relaciones con la comunidad local. Si no conoces Tierra Santa no puedes comprender el Evangelio, el anuncio de Cristo. Ir a Tierra Santa es un modo de evangelizar, porque te sumerge en la realidad en la cual nació y vivió Jesucristo.

La comunidad cristiana local, a través de la Custodia franciscana de Tierra Santa, hace llamado a las peregrinaciones que tiene una actualidad dramática: la cuestión de la seguridad, no debe condicionar la respuesta cristiana a las peregrinaciones, Israel es el país más seguro del área. Por otro lado, es bien sabido que los peregrinos cristianos en Tierra Santa tienen un valor “sagrado” para los judíos y musulmanes, y que ellos jamás son tocados. Sobre todo a los ojos de los musulmanes, los peregrinos cristianos –agrega- traen tranquilidad y calma. Viven el viaje como un momento de alegría y la persona asume un valor absoluto, que debe ser protegido, y se hace todo lo posible para ayudarla.

Peregrinar para que los cristianos locales se queden. Para la Iglesia local de Tierra Santa, la peregrinación es un recurso fundamental. Muchos cristianos de Tierra Santa trabajan en las peregrinaciones, son una ayuda fundamental a nivel psicológico, espiritual y financiero. Por eso, se hace urgente el llamado a peregrinar a Tierra Santa, a sostener a los cristianos, sin dejarse atemorizar o condicionar, sino, por el contrario, con la confianza a Dios. Muchos corazones en Tierra Santa, y particularmente en el territorio del Patriarcado Latino, tienen sed de justicia y de paz, y nosotros, desde nuestra pobreza, mucho podemos ayudar. La Palabra de Dios nos recuerda que debemos confiar únicamente en la gracia y nada más.

En los próximos, cuando este número de Mar Adentro llegue a nuestros lectores, la iniciativa eclesial Acapulco Amigo de Tierra Santa estará realizando su 13° Peregrinación, ¿quieres acompañarnos? Nuestra siguiente peregrinación es en la primera quincena de octubre.

About admin

Error

Cursos de verano DIPAK 2018

Equipo Dipak Diocesana Con el objetivo de: “Formándonos en una Catequesis vivencial, integradora, permanente y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *