Inicio / Página de Inicio / Timonel: En camino hacia el VI Plan Diocesano de Pastoral

Timonel: En camino hacia el VI Plan Diocesano de Pastoral

Queridos amigos y lectores de Mar Adentro:

Les saludo a todos con mucho cariño en Dios, nuestro Padre: “La Paz esté con ustedes”. Hemos vivido con gran intensidad las fiestas patrias, donde reafirmamos nuestro compromiso por México. Invito a todos para que nos esforcemos por hacer de nuestra querida nación un mejor lugar para vivir, donde haya justicia, paz y solidaridad. 

En camino hacia el VI Plan Diocesano de Pastoral

Al visitar los Decanatos y encontrarme con los consejos de pastoral de cada parroquia, les hacía ver una gran riqueza que el Espíritu Santo ha conservado en nuestras comunidades, a pesar de que en muchas ocasiones le hemos dedicado muy poco nuestra atención pastoral:

+ Todavía son muchas las personas que habiendo recibido los Sacramentos de la Iniciación Cristiana o alguno de ellos, cuando les preguntan por la religión que profesan, se confiesan católicos aunque desde hace muchos años no hayan participado de la vida eclesial, o participen de la Celebración Eucarística muy de vez en cuando, en alguna fiesta grande, como Navidad o Domingo de Ramos, o en alguna ocasión especial como el funeral, la bodas, los quince años de algún familiar o conocido. Cuando el INEGI les pregunta, ellos confiesan ser católicos.

= Muchísimas de estas personas nos agradecerían que tocáramos a su puerta, y les diéramos un saludo de parte del párroco que nos envía, les lleváramos el mensaje del amor que Dios manifestado en Cristo Jesús, y rezáramos con ellos por su familia. Ciertamente en algunas parroquias se vive el proyecto de Parroquia Misionera buscando “salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades, los pueblos y situaciones humanas y sociales, para hacer discípulos que en Jesucristo tengan vida”. Ciertamente algunas comunidades parroquiales tienen como parte de su vida pastoral la visita programada a los hogares, y les animo a continuar con grande alegría en la misión. Sin embargo, son pocas. Necesitamos salir e ir. ¿Por qué?

= Porque sólo así podemos vivir como discípulos de Jesús: por ser discípulos suyos, somos sus misioneros. Porque sólo así podemos ser miembros vivos de la Iglesia: como Iglesia nuestro origen se encuentra en la misión del Hijo y en la misión del Espíritu Santo, según el designio del Padre. Somos fruto de esta iniciativa de Dios. Por ello, el Papa nos dice: “La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha liderado en el amor y por eso ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva”.

= Hemos de optar por una pastoral decididamente misionera porque ya no ayuda una pastoral de mera conservación. Los tiempos son muy diferentes a hace 60 años cuando las semillas de la fe eran sembradas en los niños por las mamás. Ya luego la catequista enseñaba el catecismo, pero las semillas de la fe ya habían sido sembradas en el hogar. Ahora no podemos dar por supuesto que el vivir la presencia de Dios en la vida de cada día sea transmitido por los papás a sus hijos. Hace 60 años toda la población era normalmente católica: ahora no es así y hemos de estar dispuestos a dar razón de nuestra fe a algunos compañeros, a la novia o al novio, a algún maestro o compañero de trabajo o de deporte. Y la mejor razón de nuestra fe lo damos viviéndola, y para ello se necesita el acompañamiento de la comunidad. Hace 60 años muchos valores humanos fundamentales eran apoyados por la cultura que moldeaba nuestro vivir: la familia, el matrimonio, la vida, la rectitud, la fidelidad a la palabra,… Ahora somos conscientes de que no es así.

= Por otra parte, nuestros hermanos necesitan que vayamos a ellos: como hospital en campaña, según la comparación del Papa Francisco. Cuánto necesita un poco de cuidado quien está herido de tantas batallas. El no sentirse solos, sino en el cuidado de la comunidad es un gran consuelo. Como cuando, estando hospitalizados, el médico o la enfermera llegan a nuestra cama.

+ Hemos de mirarnos como Iglesia en Misión permanente: en toda actividad pastoral buscar llegar más allá de quienes tenemos con nosotros y a través de ellos. La creatividad pastoral, desde nuestra caridad de pastores, nos ayude a aprovechar las ocasiones que a diario se nos presentan de llega más allá de quienes saludamos y tenemos con nosotros. La visita periódica a los hogares de la parroquia reúne a todos los agentes de pastoral, a los integrantes de  grupos, asociaciones y movimientos. Nadie se queda sin ir y tocar a la puerta. Hay tiempos privilegiados para ello: adviento-Navidad, cuaresma-Pascua, fiesta patronal. Si no vamos a llevarles el pan de la Palabra, les abandonamos muy débiles.

Con mi oración y bendición

En Dios, nuestro Padre

+ Leopoldo González González

Arzobispo de Acapulco

About admin

Error

Encuentro Regional en Costa Grande

Encuentro Regional en Costa Grande Hacia el VI Plan Diocesano de Pastoral Redacción Mar Adentro. Coyuca …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *