Inicio / Página de Inicio / Timonel: Consejos Parroquiales de Pastoral
dav

Timonel: Consejos Parroquiales de Pastoral

Queridos amigos y lectores de Mar Adentro:

Les saludo a todos con mucho afecto y cariño en Dios, nuestro Padre: «La Paz esté con ustedes». Que el tiempo de vacaciones escolares sea para todos un espacio de convivencia familiar. Pido a los papás jueguen y rían con sus hijos.

Consejos Parroquiales de Pastoral

En el proceso que, como Arquidiócesis, hemos recorrido en la elaboración de nuestro VI Plan Diocesano de Pastoral, reunidos en Asamblea, hemos visto ocho prioridades que debemos atender en el trabajo misionero y evangelizador los próximos años. Me han pedido que presente una a una esas ocho prioridades. La primera de ellas es la constitución y fortalecimiento de los Consejos Parroquiales de Pastoral.

Algunas de nuestras parroquias no cuentan con las estructuras básicas de pastoral

 “La Arquidiócesis de Acapulco cuenta con 80 parroquias, y una cuasi parroquia; distribuidas en tres zonas pastorales; Costa Chica, Costa Grande y Acapulco. A algunos párrocos les ha costado trabajo el paso de una pastoral centrada en la administración de sacramentos a una pastoral decididamente misionera”.

Muchas no cuentan con una buena estructura pastoral: hay pocos agentes de pastoral y carecen de una adecuada planeación y programación de la Misión Evangelizadora. No se han podido superar algunos vicios, como la improvisación, el centralismo, el individualismo, la dispersión y la discontinuidad. Esto ha traído como consecuencia que los proyectos pastorales diocesanos no den fruto en muchas parroquias. (Borrador del Marco de la Realidad Eclesial del IV Plan Diocesano de Pastoral de la Arquidiócesis de Acapulco).

El Consejo de Pastoral, espacio privilegiado para dinamizar la misión en la parroquia

La opción misionera, a la que nos ha llamado el Papa Francisco, pasa por el fortalecimiento y la consolidación de los consejos parroquiales de pastoral, que han de impulsar en la pastoral ordinaria una actitud de salida, de ir más allá, sí a quienes ya no comparten la vida de la comunidad y a quienes nunca han sido parte de ella, pero también ir más allá de la rutina en la acción pastoral. Buscar tocar la realidad que vive la comunidad para transformarla en algo más cercano al Reino de Dios entre nosotros. No se trata de dejar de lado las tareas fundamentales de la Pastoral: la Palabra que proclamamos en la pastoral profética, es el Misterio de Salvación del que participamos en la Liturgia, y buscamos vivir en nuestro ambiente de cada día, haciendo así presente el Reino de Dios (Pastoral Social). No las dejamos de lado, pero sí buscamos desde ellas incidir en la realidad para transformarla.

Las funciones de un Consejo Parroquial de Pastoral son: “Fomentar el análisis y el discernimiento pastoral para la determinación de programas y acciones en la Parroquia; Impulsar la participación y corresponsabilidad en las tareas programadas en la pastoral; Llamar a sus fieles a la participación y servicio en la comunidad eclesial; fomentar la comunión de los diversos ministerio y carismas; promover los programas pastorales diocesanos, aterrizándolos en la parroquia” (Borrador del Manual de Funciones del VI Plan Diocesano de Pastoral de la Arquidiócesis de Acapulco).

El Papa Francisco ha señalado que: “La parroquia no es una estructura caduca; precisamente porque tiene una gran plasticidad, puede tomar formas muy diversas que requieren la docilidad y la creatividad misionera del Pastor y de la comunidad. Aunque ciertamente no es la única institución evangelizadora, si es capaz de reformarse y adaptarse continuamente, seguirá siendo «la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y de sus hijas». Esto supone que realmente esté en contacto con los hogares y con la vida del pueblo, y no se convierta en una prolija estructura separada de la gente o en un grupo de selectos que se miran a sí mismos. La parroquia es presencia eclesial en el territorio, ámbito de la escucha de la Palabra, del crecimiento de la vida cristiana, del diálogo, del anuncio, de la caridad generosa, de la adoración y la celebración. A través de todas sus actividades, la parroquia alienta y forma a sus miembros para que sean agentes de evangelización. Es comunidad de comunidades, santuario donde los sedientos van a beber para seguir caminando, y centro de constante envío misionero. Pero tenemos que reconocer que el llamado a la revisión y renovación de las parroquias todavía no ha dado suficientes frutos en orden a que estén todavía más cerca de la gente, que sean ámbitos de viva comunión y participación, y se orienten completamente a la misión” (EG, 28).

En el Proyecto Global de Pastoral de la Conferencia del Episcopado Mexicano reconocemos que “es urgente fortalecer los espacios de colaboración de los fieles laicos”, y este, de los Consejos Parroquiales de Pastoral, es uno de los más importantes.

Que Santa María de Guadalupe, Estrella de la Nueva Evangelización, interceda por nosotros en la Gran Tarea de Construir el Reino en medio del contexto actual.

Con mi oración y bendición.

En Dios, nuestro Padre

+ Leopoldo González González

Arzobispo de Acapulco

About admin

Error

Apertura del Ciclo Escolar del Seminario del Buen Pastor Curso Introductorio de Petatlán

Bernardo Zúñiga Fuentes Petatlán, Gro., 11 de agosto de 2019.- Con 12 nuevos alumnos seminaristas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *