Timonel

Queridos amigos y lectores de Mar Adentro:

Les saludo a todos con mucho cariño en Dios, nuestro Padre: «La Paz esté con ustedes». El pasado martes 09 de julio ha Tomado Posesión de la Diócesis de Ciudad Altamirano el nuevo Obispo, Mons. Joel Ocampo Gorostieta. Le damos la bienvenida a nuestra Provincia Eclesiástica de Acapulco y pedimos a Dios para que le conceda un fructífero Ministerio Episcopal.

Mes Misionero Extraordinario octubre 2019

A todos los Agentes de Pastoral de la Arquidiócesis de Acapulco: Fieles Laicos, Religiosos, Religiosas, Seminaristas, Diáconos y Sacerdotes.

Bautizados y enviados

El Papa Francisco ha convocado un Mes Misionero Extraordinario (MME) en octubre de 2019, con el propósito de celebrar los cien años de la Carta Apostólica Maximum Illud del Papa Benedicto XV, El objetivo de este mes misionero extraordinario será: “Despertar la conciencia de la misión ad gentes y retomar con nuevo impulso la responsabilidad de proclamar el Evangelio de todos los bautizados”.

El tema propuesto por el Papa Francisco para este MME es: “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”.  El tema busca reavivar la conciencia bautismal del Pueblo de Dios en relación con la misión de la Iglesia. Por nuestro bautismo somos enviados. Todos somos un mensaje que comunicar a los demás. Somos por la unción de nuestro bautismo, buena noticia con nuestras buenas obras de misericordia. 

Una nueva etapa misionera y evangelizadora

Desde el inicio de su Pontificado, Papa Francisco ha hecho el llamado a iniciar en toda la Iglesia, una nueva etapa misionera y evangelizadora marcada por la Alegría. Nos ha exhortado a que todas las estructuras en la Iglesia estén al servicio de la Misión. Nos ha dicho que es urgente y “vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie” (EG, 23). Y ha subrayado: “Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades. No quiero una Iglesia preocupada por ser el centro y que termine clausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos. Si algo debe inquietarnos santamente y preocupar nuestra conciencia, es que tantos hermanos nuestros vivan sin la fuerza, la luz y el consuelo de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los contenga, sin un horizonte de sentido y de vida. Más que el temor a equivocarnos, espero que nos mueva el temor a encerrarnos en las estructuras que nos dan una falsa contención, en las normas que nos vuelven jueces implacables, en las costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta y Jesús nos repite sin cansarse: «¡Dadles vosotros de comer!» (EG; 69).

La Arquidiócesis de Acapulco, una Iglesia misionera

En el proceso de planificación que hemos iniciado, como Iglesia Particular de Acapulco, en la pasada Asamblea Diocesana de Pastoral, hemos hecho una Opción por una Iglesia Misionera: “La Arquidiócesis de Acapulco queremos ser una Iglesia Misionera y Evangelizadora. Optamos por un anuncio diferente, nuevo, alegre, renovado, creativo, cercano a la realidad de las personas. Queremos abrirnos a la fuerza transformadora del Espíritu, para llegar a las Periferias Existenciales, para proclamar y testimoniar la bondad y la misericordia de Dios, privilegiando a los pobres. Nos comprometemos a realizar una evangelización amplia y profunda que llegue al corazón de las personas y de la sociedad y les transforme desde dentro (cf. PGP, 180 – 182).

Una Iglesia Discípula Misionera es la Comunidad que sume su compromiso bautismal. En razón de nuestro bautismo nos hemos convertido en discípulos misioneros. Por esta razón, como bautizados hemos de asumir nuestro compromiso como agentes evangelizadores. La evangelización no es tarea de un grupo selecto, privilegiado o cualificado. Ser discípulos misioneros es tarea de todos los bautizados. Todos los bautizados debemos tomar un mayor protagonismo en la nueva etapa misionera y evangelizadora de la Iglesia. “Que nadie postergue su compromiso con la evangelización, pues si uno de verdad ha hecho una experiencia del amor de Dios que lo salva, no necesita mucho tiempo de preparación para salir a anunciarlo, no puede esperar que le den muchos cursos o largas instrucciones” (EG, 120).

Proyecto para el Mes Misionero Extraordinario

La Arquidiócesis de Acapulco, a través de la Dimensión de Misiones, ha iniciado la distribución y promoción de un sencillo subsidio pastoral, para animar y organizar en las parroquias, Movimientos o Grupos, el MME. El material, es la sistematización de la experiencia misionera desarrollada por algunos agentes de pastoral de nuestra amada Arquidiócesis de Acapulco. Es un aporte modesto, que requiere la creatividad de los pastores y la disponibilidad de las comunidades parroquiales.

La Naturaleza y esencia de la Iglesia es la Misión. Por esta razón, exhorto a todos los párrocos a que animen y organicen en sus comunidades parroquiales, el Mes Misionero Extraordinario. En el Subsidio Pastoral que ya se les ha ofrecido, de forma impresa y digital, tiene el paso a paso, para la puesta en práctica con sus Equipos y Consejo Parroquiales de Pastoral, el Mes Misionero Extraordinario.

Que Santa María de Guadalupe, modelo de evangelización, interceda por nosotros, para que podamos mantenernos fieles al Proyecto del Reino.

Con mi oración y bendición

En Dios, nuestro Padre

+ Leopoldo González González

 Arzobispo de Acapulco

About admin

Error

Campamento de Pandillas de la Amistad

Los días 21 y 22 de septiembre del año en curso, la Cuasi Parroquia Nuestra …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *