Inicio / Página de Inicio / Timonel 24 de Febrero de 2019

Timonel 24 de Febrero de 2019

Timonel 24 de Febrero de 2019

Queridos amigos y lectores de Mar Adentro:

Les saludo a todos con mucho cariño en Dios, nuestro Padre: “La Paz esté con ustedes”. Nuestra Iglesia Particular de Acapulco peregrina con mucha fe y esperanza en los mares de la costa. Como en altamar, se necesita la colaboración de todos para mantener el barco a flote. Hagamos que nuestra participación sea comprometida y decisiva a favor de la evangelización y la paz.

HACIA LA ASAMBLEA DIOCESANA DE PASTORAL

Con grande esperanza vemos la cercanía de nuestra XXXVII Asamblea Diocesana de Pastoral, que viviremos del 12 al 14 de Marzo. Continuaremos en la elaboración de nuestro VI Plan Diocesano de Pastoral. Con mirada de discípulos del Señor Jesús hemos mirado nuestra realidad y con oídos de discípulos hemos buscado escuchar su Palabra, en la Sagrada Escritura, en la vida de las comunidades, en los documentos de la Iglesia y este gran regalo que es para la Iglesia en México el Proyecto General de Pastoral elaborado en vista a los 500 años de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en nuestra Patria y los 2000 años de la Pascua vivida por el Señor Jesús para nuestra redención. Ahora nos toca empezar a construir el marco de nuestro actuar pastoral.

A partir de la visión de nuestra realidad y de la escucha atenta del Señor Jesús, haremos el diagnóstico pastoral de la situación que vivimos, para descubrir hacia qué objetivo hemos de encaminar nuestros esfuerzos y qué hemos de hacer para lograrlo. Todas las comunidades parroquiales estarán representadas, al menos por sus sacerdotes y 3 personas del consejo de pastoral parroquial. Si la parroquia tiene la gracia de la presencia de la Vida Consagrada, también ellos participarán. Invito a quienes estarán presentes a encontrarse y realizar los trabajos previos a la Asamblea, y a todos pido su oración para que el Señor nos ilumine y haga generoso nuestro corazón para responderle con grande entusiasmo.

Es interesante ver el diagnóstico pastoral que se hizo hace 10 años al elaborar el V Plan Diocesano de Pastoral de nuestra Arquidiócesis. Se hablaba de 5 elementos:

A+ Una sociedad en descomposición, y algunos de sus rasgos eran: zonas en pobreza extrema; presencia del crimen organizado y la delincuencia común (narcotráfico, secuestros, trata de personas y de armas); desencanto y desacuerdo ante la política, sin interés por el bien común y sin una participación ciudadana responsable; muy grave rezago educativo en cobertura y calidad; graves amenazas contra la familia desde nuevos modelos de familia importados de sociedades más decadentes; dependencia de drogas e inseguridad; depredación y contaminación del medio ambiente.

B+ Surgimiento de la sociedad civil para la recomposición social, y algunos de sus rasgos eran: surgimiento y desarrollo de organizaciones civiles; proceso de construcción de una ciudadanía, consciente de sus derechos y obligaciones para asumirlos con responsabilidad; apertura en la legislación para la participación de ciudadanos y organizaciones; mayor conciencia del cuidado del medio ambiente, de los derechos humanos; participación ciudadana en proyectos sociales de economía solidaria y comercio justo; la policía comunitaria; la familia todavía con cierta fortaleza; los jóvenes en busca del sentido de la vida; “un gran potencial para la recomposición social está en los niños que conservan aspiraciones y valores muy importantes”.

C+ Hacia un modelo social alternativo: “Otro mundo es posible”. Algunos rasgos: la sociedad organizada a partir de la solidaridad; democracia realmente participativa; reconocimiento de la diversidad cultural de nuestros pueblos; respeto del medio ambiente; sociedad incluyente… La persona humana “sujeto, centro y fin de la vida social”.

D+ La Arquidiócesis y su aporte a la recomposición (acciones, omisiones tareas): su contribución es la Evangelización, “El Evangelio tiene la virtud de transformar a las personas y a los pueblos, de inspirar nuevos modelos de vida social”. Evangelizar ha sido el empeño de los 4 planes anteriores de pastoral. “La gran tarea está en que la evangelización tenga un alcance tal que produzca un cambio cultural en las personas, en los ambientes y en la sociedad”, será posible “en la medida en que nuestras estructuras institucionales, nuestra presencia social y nuestra acción evangelizadora se orienten y lleguen a todos”.

E+ Nuestras fortalezas, debilidades y oportunidades: algunas fortalezas: la presencia de la Iglesia en toda la región, la confianza de la gente en ella, la organización diocesana, la unidad del presbiterio, la presencia de la Vida Consagrada, el dinamismo pastoral de los laicos y los medios de comunicación diocesanos. Algunas debilidades: pastoral de conservación, poca evangelización, frialdad en la liturgia, frágil pastoral social, escasa formación cristiana de los agentes de pastoral; escasas vocaciones sacerdotales y a la Vida Consagrada; economía diocesana carente de proyección pastoral. Algunas oportunidades: la religiosidad popular, la búsqueda de Dios en mucha gente y su confianza en la Iglesia.

F. Nuevo modelo de Iglesia discípula y misionera: con más dinamismo y frescura, que deje inercias y se abra a todos, en especial a los pobres y excluidos. Una Iglesia de discípulos misioneros: = cada bautizado se encuentre con Jesús para escuchar su voz y seguirlo: es el punto de partida; = cada discípulo es misionero, comparte la alegría de su encuentro con el Señor; lo viviremos con “parroquias, comunidad de comunidades, abiertas y acogedoras”, con espacios para los excluidos, “que ayuden a la gente a vivir y asumir su vida desde el Evangelio”; con pastores cercanos a la gente con gestos y actitudes fraternas.

Esto es parte del diagnóstico pastoral que hace 10 años llevó a la Arquidiócesis a asumir este Objetivo General: “Fortalecer el encuentro con Jesucristo en una Iglesia solidaria y de comunión, para formar discípulos misioneros que contribuyan a que nuestros pueblos, en Él, tengan vida”.

El brote tan intenso de violencia en el año 2010 hizo necesario asumir como eje transversal de toda la actividad pastoral, la construcción de la paz, y surgieron nuevos proyectos encaminados a responder desde el Señor Jesús a esta dolorosa realidad.

De aquí ha partido nuestro caminar pastoral en estos últimos 10 años. El Señor ahora nos orientará para continuar haciendo presente su Reino en nuestra sociedad.

Con mi oración y bendición

En Dios, nuestro Padre

+ Leopoldo González González

Arzobispo de Acapulco

About admin

Error

Comunicado 19-19

Acapulco, Gro., a 12 de mayo de 2019 Comunicado 19-19   Día del Maestro   …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *