Inicio / Timonel / Timonel 06

Timonel 06

Timonel 22 de Octubre de 2017

 

Queridos amigos y lectores de Mar Adentro:

 

Les saludo a todos con mucho cariño en Dios, nuestro Padre: “La paz esté con ustedes”. Al celebrar la Jornada Mundial de las Misiones 2017, quiero invitar a todos para que colaboremos en nuestras distintas comunidades o grupos parroquiales para que hagamos palpable el espíritu misionero en nuestra Iglesia. Que este espíritu nos lleve a comprometernos en el anuncio del Evangelio.

 

TODO CRISTIANO ES MISIONERO

 

“Todo cristiano, nos dice el Papa, es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús”. Todos los discípulos de Jesús tenemos una palabra evangelizadora que transmitir. Todos estamos llamados a dar a los demás el testimonio del amor de Dios, que más allá de nuestras limitaciones, imperfecciones y tropiezos, nos ofrece su cercanía, su Palabra, su fuerza y le da un sentido a nuestra vida.

 

Tenemos conciencia clara de que nuestra vida, a pesar de todos nuestros errores y limitaciones, no sería la misma si no tuviéramos a Jesús, si no nos hubiéramos encontrado con Él. El Papa nos dice: “eso que has descubierto, eso que te ayuda a vivir y que te da esperanza, eso es lo que necesitas comunicar a los demás. Nuestra imperfección no deber ser una excusa para no evangelizar, al contrario, la misión de llevar a los demás la Buena Noticia del Evangelio es un estímulo para no quedarnos en la mediocridad y para seguir creciendo en nuestra fidelidad al Señor”. “El testimonio de fe que todo cristiano está llamado a ofrecer, señala el Papa, implica decir como San Pablo: “No es que lo tenga ya conseguido o que ya sea perfecto, sino que continúo mi carrera… y me lanzo a lo que está por delante” (Filip. 3, 112-13).

 

Hay una evangelización persona a persona que cada día está a nuestro alcance y que el Señor Jesús quiere regalar a muchos hermanos a través de nosotros. Empieza con la escucha atenta, respetuosa y comprensiva de la situación que nos platica la persona que nos comparte su vida. Después de este momento de escucha, hemos de presentarle con sencillez y humildad la Palabra del Señor, que le ilumine y le fortalezca trayendo de alguna manera a su mente “el amor personal de Dios que se hizo hombre, se entregó por nosotros y está vivo ofreciendo su salvación y su amistad cada día a cada uno…” A veces será expresando de manera directa un pasaje de la Escritura, otras veces a través de un testimonio personal, o de un relato que hemos escuchado, o a través de un gesto de cercanía y apoyo a la persona, o de la forma que el Espíritu Santo pueda suscitar en esa situación concreta. Y por último, si parece oportuno, terminar con una pequeña oración para confiar a Dios la situación que la persona nos ha compartido.

 

De muchas maneras el Espíritu nos impulsa a ir más allá, a las periferias, nos dice el Papa, a personas que necesitan sentirse incluidas en el amor de Dios porque las estructuras sociales, las circunstancias o las propias decisiones les han excluido del bien común o les han quitado la paz y la alegría. Estas personas no necesariamente están lejos físicamente. Los padres de familia son los primeros evangelizadores de sus hijos. No pueden dejarles sin la buena noticia del amor providente de Dios Padre, que les hacen sentir en su cuidado paternal de cada día, en la oración vivida en familia y en el relato de lo que el Señor Jesús ha hecho por nosotros para salvarnos. Hemos de abrir los ojos y mirar con atención en el hogar, en el barrio, en la ciudad y descubrir a quién hemos de hacer cercano el amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús. Esta mirada de la realidad nos ayuda a comprender que para poder ser sus discípulos misioneros, el Señor nos llama a todos a la conversión, pues muchas veces adoptamos una actitud indiferente ante nuestros hermanos que sufren.

 

Pero nuestra mirada ha de ir también a las periferias geográficas, a los países de misión y acompañar a los misioneros en su labor evangelizadora con nuestra oración y compartiendo de manera solidaria un poco de nuestros bienes. La Jornada Mundial de las Misiones que vivimos este domingo 22 de octubre es una buena ocasión para ello.

 

Con mi oración y bendición

 

En Dios, nuestro Padre

 

+ Leopoldo González González

Arzobispo de Acapulco

 

About admin

Error

Timonel (05-08-2018)

El Día del Párroco Este viernes pasado, 4 de agosto, fiesta del Santo Cura de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *