Inicio / Comunicados / Tabaquismo: puerta hacia un abismo

Tabaquismo: puerta hacia un abismo

Acapulco, Gro., a 27 de mayo de 2018

Comunicado 24-18

Tabaquismo: puerta hacia un abismo

Un médico atendía a un paciente con una grave afección pulmonar. Le preguntó si fumaba y la respuesta fue afirmativa. El médico le indicó que si no sabía que eso le hacía daño. Y aquel enfermo le dijo: “Sí, doctor, pero de algo uno ha de morir”. Con cierto disgusto el médico le comentó: “Entonces ¿para qué está aquí, si de algo se ha de morir?”. El encuentro de este médico y de este enfermo nos ayuda a mirar lo que sucede en nuestros días: tenemos conciencia muy clara del derecho que cada persona tiene a la vida y al acceso a aquellos cuidados que son necesarios para conservar o recuperar la salud; pero junto a esto, hay una muy fuerte corriente que busca hacernos ver como un derecho de libertad el tener hábitos que nos enferman o realizar acciones que nos destruyen. Como si nos hubiéramos dado la vida a nosotros mismos. Todos somos hijos: todos hemos recibido la vida, a través de nuestros padres. La hemos recibido de Dios a través de nuestros padres. Es aquí donde podemos situar el tabaquismo, un hábito que pone el placer de fumar por encima del sentido de autoconservación. El fumador sabe que fumar mata, pero lo sigue haciendo porque “de algo uno se tiene que morir”.

Hace muchos años casi nada se conocía del mal que produce el tabaquismo. Fumar era considerado un hábito elegante. En las películas y programas de televisión se veía a los actores sabrosamente fumar. Entre las travesuras de niño era ir atrás del corral o esconderse abajo de los árboles del jardín para fumarse un cigarrillo junto con los compañeros de la escuela o del barrio. Al paso de los años se fue haciendo conciencia del gran mal que produce.

En 1996 comienza la celebración de la “Jornada Mundial sin tabaco”, fijada el 31 de mayo. Desde entonces la OMS y otras diversas asociaciones buscan de muchas maneras contrarrestar el consumo de tabaco. Se quitó a las cajetillas de cigarros los colores atractivos con que aparecían y hubo la exigencia de que tuvieran una cara negra con advertencias severas y leyendas de muerte. Se gravó su comercio con un impuesto para encarecerlas y para cobrar a las tabacaleras al menos alguna parte de los gastos que salud pública invierte en quienes padecen enfermedades propiciadas por el tabaco. En muchísimos espacios se prohibió fumar y, sin embargo, sigue causando grave mal.

Se dice que el tabaco causa cada año más de 7 millones de defunciones, 900 000 de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran el humo de tabaco ajeno. Cerca del 80% de los más de 1000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con este producto. En un estudio realizado por la Comisión Nacional Contra las Adicciones, titulado “Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes en el Estado de Guerrero” en el 2014, arrojó la siguiente información: de quinto y sexto grado de Primaria 9% ha fumado tabaco alguna vez; 4% es fumador actual; 2.3% consume cigarrillos todos los días y 1.6% ha fumado más de 100 cigarros en toda su vida. De Secundaria y Bachillerato 31.6% fumó tabaco alguna vez; 10.6% es fumador actual; 3.2 ha fumado más de 100 cigarros en toda su vida.

A pesar de los grandes esfuerzos de todos estos años, el tabaquismo sigue siendo un problema grave para la salud de muchísimas personas, de su familia y para la sociedad. Todos sigamos poniendo un esfuerzo por disminuir esta adicción: quien por desgracia fuma, no invite a fumar a otros ni lo haga donde hay otras personas que no fuman como en el hogar o donde hay algunos menores de edad. Si fuma y su persona tiene especial prestancia para un grupo de personas, no fume ante ese grupo. Dese la oportunidad de dejar de fumar: la ansiedad que produce la privación puede disminuirla caminando al aire libre. Con la supervisión de su médico comience o continúe haciendo ejercicio aeróbico y disfrute la sensación de respirar más ampliamente. También disfrute el ya no oler a tabaco y tener un poco de dinero para ahorrar, el dinero que gastaba en comprar tabaco. Al saludar cada mañana a Dios nuestro Padre diríjale una sonrisa y dígale que ya cuida mejor de usted.       

About admin

Error

TOMA DE POSESIÓN DE NUESTRO NUEVO PRESIDENTE

El próximo sábado tomará posesión de su servicio de autoridad el Presidente Electo, Don Andrés …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *