Inicio / Comunicados / EN EL DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD

EN EL DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD

Acapulco, Gro., a 10 de febrero de 2019
Comunicado 06-19

El Amor y la Amistad, valores necesarios para una vida feliz

El 14 de febrero nuestra sociedad celebra el Día del Amor y la Amistad. Existen muchas leyendas acerca del origen de esta celebración, pero lo más importante de ella es que nos hace volver la vista a una de nuestras aspiraciones más profundas: la Felicidad. En efecto, la plenitud de vida tanto personal como social y comunitaria, que nos hace realmente felices, solo se alcanza en el amor.

El Papa Benedicto XVI nos decía en su encíclica “La Caridad en la Verdad”: “Amar a alguien es querer su bien y trabajar eficazmente por él. Junto al bien individual, hay un bien relacionado con el vivir social de las personas, el bien común. Es el bien de ese “todos nosotros” formado por individuos, familias y grupos intermedios que unidos formamos la sociedad… Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por el bien común que responda también a sus necesidades reales” (7) “El amor es una fuerza extraordinaria que mueve a las personas a comprometerse con valentía en el campo de la justicia y de la paz” (1). No podemos confundir el amor con un sentimiento, que es muy pasajero, ni con la inclinación a poseer, a dominar o a utilizar a otra persona. Quien ama a una persona quiere su bien y se compromete en que lo pueda alcanzar.

La amistad es una relación interpersonal que tiende al encuentro, a la confianza del compartir, a la búsqueda del bien de quienes están unidos por este amor. En una amistad verdadera la persona se siente realizada, se ve aceptada y apreciada. Esto crea una base de confianza para enfrentar las dificultades de cada día y para amar a los demás haciéndoles el bien que necesitan. No podemos mirar como amistad, la relación que lleva a la persona a destruir su salud, descuidar su formación, hacer daño a otras personas, o le aleja del bien. Eso no es amistad.

El Amor y la Amistad son dos valores necesarios para una vida buena o feliz, en lo particular y en lo colectivo. Sin el Amor y la Amistad la vida carecería de sentido. Pero también, por otra parte, el Amor y la Amistad nos humanizan. “El amor es la principal fuerza impulsora del crecimiento pleno de cada persona y de toda la humanidad. (Exhort. Past. Que en Cristo nuestra paz, México tenga vida digna, 143). Hemos de agradecer al Señor los buenos amigos que nos ha dado la gracia de tener en la vida.

El Amor y la Amistad en la Reconstrucción del Tejido Social

Los obispo de México hemos señalado que uno de los factores que urge fortalecer, para atender pastoralmente el fenómeno de la inseguridad y la violencia en México, es el “Tejido Social” (Exhort. Past. Que en Cristo nuestra Paz, 104). El Tejido Social es el conjunto de “los vínculos personales, sociales e institucionales que favorecen la cohesión y la reproducción de la vida social. A partir de tres componentes básicos: vínculos, identidad y acuerdos” (Reconstrucción del Tejido Social, Jesuitas Por la Paz). El amor y la amistad son vínculos muy fuertes, en los cuales la identidad de cada uno es respetada, reconocida y apreciada; en el amor y la amistad no se mira ni se piensa de la misma manera, se llega a la armonía desde la diversidad, la armonía se construye en el acuerdo que une el bien de una y otra postura. Por esto, la fuerza más grande del tejido social está en el amor, es decir, en la firme voluntad de hacer el bien al otro, en la firme determinación de no hacer daño a nadie; y cuando por debilidad o descuido ofendemos a alguien, resarcir el daño en la medida de lo posible y rehacer la armonía; en lograr mediante el diálogo reconstruir la armonía en el conflicto.

Educar en el Amor, la Amistad y la Comprensión del otro

Cada persona alcanza su plenitud en el camino del amor, pero todos necesitamos educarnos y formarnos en la “Pedagogía del Amor”. Tres pasos pueden ayudarnos:

Primero, reconocer siempre la propia dignidad y complejidad y la dignidad y complejidad de los demás, es decir, el hecho de que todos tenemos un valor y una igual dignidad, intrínseca a nuestra misma persona, pero al mismo tiempo todos tenemos múltiples facetas, facultades, tiempos,…

Segundo, reconocer las propias circunstancias y condicionamientos históricos y culturales, es decir, todos los seres humanos estamos influenciados de forma positiva o negativa por la época y el contexto en el que hemos nacido y crecido. Reconocer y aceptar esto nos ayudará a una mayor comprensión de nosotros mismos y de los demás.

Tercero, reconocer los valores que estamos llamado a vivir como seres humanos. Valores que no se nos imponen desde afuera, sino que surgen desde nuestro mismo ser personal como realización de quienes somos: el bien, la verdad, la justicia, la solidaridad… Es muy importante reconocer nuestra vocación a la felicidad: quien nos ha creado es Dios nuestro Padre, y ¿qué buen padre hay que no quiera la felicidad de sus hijos? Esta felicidad no es algo se logre persiguiéndolo, es fruto de vivir el amor y la amistad con Dios, con los demás, con uno mismo. Esta es la vocación trascendente de nuestra persona (cf. Talleres de Educación de Educación Para Padres de Familia al Servicio de una Nueva Sociedad, CEM 2014).

+ En el día del amor y la amistad recordemos con gratitud a las personas que al amarnos desde niños hicieron posible que nos miráramos como alguien amable, valioso, centro de dignidad, y junto a eso nos capacitaron para amar a los demás. Desde nuestro hogar aprendimos que amar a alguien es querer su bien y trabajar eficazmente por él. Ahí comprendimos que amar de verdad a una persona no es “hacerle sentir bien”, sino hacerle un verdadero bien, aunque eso de momento no sea agradable. Como cuando mamá nos negaba un permiso porque veía grandes riesgos en lo que le pedíamos o como cuando nos exigía el cumplimiento responsable de nuestras obligaciones.

Agradezcamos a Dios nuestro Padre que nos ha bendecido con el amor y la amistad de muchas personas y sintámonos alegres de que a cada uno nos ha confiado ser una expresión de su amor.

About admin

Error

Recuerdan con cariño al Padre Iván Añorve en su aniversario luctuoso

Acapulco Gro., 5 de febrero. Con dolor y tristeza aun reflejada en los rostros de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *