Inicio / Timonel / EL PALIO ARZOBISPAL: SÍMBOLO DE UNIDAD

EL PALIO ARZOBISPAL: SÍMBOLO DE UNIDAD

Les saludo a todos con mucho cariño en Dios, nuestro Padre: “La Paz esté con ustedes”. Hoy nos alegramos con la Solemnidad de San Juan Bautista, el Precursor del Señor. La diferencia de seis meses entre el nacimiento de San Juan y de Jesús (como explica el Papa Benedicto XVI) hace que ambas fechas coincidan con el solsticio en el hemisferio norte. El de Jesús con el de invierno, cuando empiezan a aumentar las horas de luz, y el del Bautista con el de verano, cuando empiezan a disminuir las horas de luz, lo que es un bonito símbolo de las palabras de San Juan: “Es preciso que Él crezca y que yo disminuya” (Jn 3,30), es decir, la luz de Juan disminuye para que ilumine el Sol que nace de lo alto (Lc 1,78).

EL PALIO ARZOBISPAL: SÍMBOLO DE UNIDAD

En esta semana, a través de la Nunciatura, he recibido la notificación con las indicaciones para recibir en Roma, de manos del Santo Padre el Papa Francisco, el Palio arzobispal, el próximo 29 de junio, solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.

+ El Palio es una especie de estola blanca circular, que se lleva sobre los hombros, y de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares. Está confeccionado con lana blanca esquilada a corderos que el Papa bendice el día de Santa Inés. En esta especie de estola destacan unas cruces bordadas en seda negra, y suele adornarse con tres clavos que recuerdan los clavos de la cruz del Señor Jesús. Es un ornamento que usan el Papa y los arzobispos que tienen a su cuidado una provincia eclesiástica.

+ ¿Qué significa el Palio? Tiene un significado muy bonito e inspirador para la persona y el ministerio que ha de realizar quien lo lleva.

= “Es un signo que representa la oveja que el pastor lleva sobre sus hombros como Cristo, Buen Pastor”, ha expresado el Papa Francisco. Así es un símbolo de la tarea pastoral que el arzobispo ha de realizar en el cuidado de la comunidad que se le ha confiado. Por ello, al entregar el Palio, el Papa nos llama a ser hombres de oración, hombres de fe, hombres de testimonio: “Enseñad a rezar rezando, anunciad la fe creyendo, dad testimonio con la vida”. “El testimonio más eficaz y más auténtico consiste en no contradecir con el comportamiento y con la vida lo que se predica con la palabra y lo que se enseña a los otros”.

= Pero, algo también muy hermoso, fuente de consuelo y fortaleza para quien lo recibe, es este segundo significado: el palio antes que a la persona de los demás, representa a la propia persona del arzobispo, a quien Jesús, el Buen Pastor, fue a buscar y carga sobre sus hombros. Jesús “estará también cerca de vosotros, queridos hermanos Arzobispos que, recibiendo el palio, seréis confirmados en vuestro vivir para el rebaño, imitando al Buen Pastor, que os sostiene llevándoos sobre sus hombros” (Papa Francisco).

= El Palio es además símbolo de la unidad que vincula a los pastores de las Iglesias particulares con el Sucesor de Pedro, Obispo de Roma.  “La variedad en la Iglesia, que es una gran riqueza, se funde siempre en la armonía de la unidad, como un gran mosaico en el que todas sus piezas se juntan para formar el único gran diseño de Dios. Y esto debe impulsar a superar siempre cualquier conflicto que hiere el cuerpo de la Iglesia. Unidos en las diferencias: no hay otra vía católica para unirnos. Este es el espíritu católico, el espíritu cristiano: unirse en las diferencias. Este es el camino de Jesús. El palio, siendo signo de la comunión con el Obispo de Roma, con la Iglesia universal, con el Sínodo de los Obispos, supone también para cada uno de vosotros el compromiso de ser instrumentos de comunión” (Papa Francisco).

+ En la recepción del Palio me acompañarán cuatro sacerdotes de la Arquidiócesis y un grupo de personas de Morelia que cuando estaba con Monseñor Carlos Garfias en la rectoría de Tres ave Marías, formaban parte del grupo juvenil. Ahora ya son abuelos todos ellos. También Mons. Carlos tendrá la bondad de acompañarme.

+ El Papa Francisco ha querido que el Palio que entrega a cada nuevo arzobispo, le sea impuesto por el Nuncio Apostólico en la arquidiócesis que se le ha confiado. Si Dios quiere, el próximo once de septiembre, el Sr. Nuncio Don Franco Coppola tendrá la bondad de imponérmelo en esta Ciudad de Acapulco. Me encomiendo a su oración.

Con mi oración y bendición

En Dios, nuestro Padre

+ Leopoldo González González

Arzobispo de Acapulco

About admin

Error

Encuentro Regional en Costa Grande

Encuentro Regional en Costa Grande Hacia el VI Plan Diocesano de Pastoral Redacción Mar Adentro. Coyuca …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *