Inicio / Comunicados / Dia Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo

Dia Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo

Acapulco, Gro., a 04 de noviembre de 2018

Comunicado 47-18

Dia Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo

El 10 de noviembre se celebra el Día mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo. Este año, al cumplirse el 70 aniversario de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la celebración tiene por objetivo “reconocer que todo el mundo tiene derecho a participar de la ciencia y a beneficiarse de ella”.

+ Es muy sencillo comprender que todo mundo tenemos el derecho a participar de la ciencia y a beneficiarnos de ella. ¿Por qué? Porque la ciencia es fruto del esfuerzo de toda la humanidad. Cada generación ha transmitido a la siguiente lo que con su esfuerzo ha adquirido de experiencia y sabiduría, y cada generación ha partido de lo que la anterior le ha heredado. A diferencia de los animalitos los seres humanos no partimos de cero en nuestra existencia, sino desde aquel punto de conocimiento y sabiduría que las generaciones anteriores han logrado. Así es como el conocimiento humano ha ido avanzando desde antes del descubrimiento del fuego y de la rueda hasta el admirable avance científico que hoy tenemos. Por ello, la ciencia es patrimonio de la humanidad, pertenece a todos y cada persona ha de tener la posibilidad de acceder a ella y beneficiarse de ella.

+ En cuanto al acceso, hemos de reconocer que en nuestra Patria han sido grandes los esfuerzos y ciertamente mucho se ha logrado en la oferta de educación a nivel básico, medio y profesional. Quienes andamos rondando los 70 años de edad lo tenemos muy claro. Sin embargo, todavía son muchísimas las personas que por circunstancias muy diversas, de hecho no tienen acceso a la adquisición de aquellos conocimientos y habilidades que en esta época son necesarios para participar de los bienes que la cultura actual nos ofrece. Las personas con servicio de autoridad han de seguir en el esfuerzo por lograr lo mandado en el artículo tercero constitucional: “Toda persona tiene derecho a recibir educación… la educación básica y la media superior serán obligatorias. La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia. El Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria…”. El sano laicismo es parte fundamental del respeto a los derechos humanos.

Pero, ¿nosotros podemos hacer algo? Ciertamente y mucho: la motivación y apoyo en familia es fundamental para el niño y el joven en su formación profesional. También el tender la mano a quien por sí mismo no puede continuarla. Eso es muy importante. Una cosa tal vez muy simple, pero que está muy a nuestro alcance y puede ser una ayuda: no muera con nosotros lo que nosotros sabemos. Invito a niños y jóvenes a aprender algunas de las muchas y muy buenas habilidades de sus padres y abuelos, y a los papás y abuelos les invito a transmitir a sus hijos y nietos algo de lo mucho y muy bueno que saben. Un sacerdote en Chiapas compartió esto: “Mi madre enseñó a sus nueras a hacer empanaditas, y con eso han pagado los estudios de los hijos”. Ciertamente ustedes tienen en mente otras y muy buenas acciones que podemos hacer, les invito a compartirlas.

+ “Todo mundo tiene derecho a beneficiarse de la ciencia”: Esto incluye a toda persona humana y a cada una de ellas: en todas sus etapas de desarrollo, desde la fecundación hasta su muerte natural. No puede emplearse lo mucho que sabemos para destruir una vida humana. Es admirable, por ejemplo, el conocimiento alcanzado acerca de la formación cromosomática de una nueva vida humana: si eso se utiliza para protegerla, se beneficia a este ser humano que está en el seno de su madre; pero si ese conocimiento se utiliza para dictaminar su destrucción, su muerte, no se puede decir que se le respeta su derecho a beneficiarse de la ciencia. En ese caso la ciencia para nada lo beneficia.

Es absurda la carrera armamentista que algunas naciones han emprendido desde hace años: las armas que han inventado más que dar seguridad, han puesto a la humanidad en un mayor riesgo de extinción. Y muchas de esas armas más sofisticadas las miramos en manos de personas que han sembrado y siembran sufrimiento, muerte y retroceso en países, en estados, pueblos y familias.

La ciencia por sí misma no puede garantizar que lo que alcanza en conocimiento y posibilidades sea usado para bien de la humanidad. Necesita estar sujeta a normas éticas que le orienten en el respeto de la dignidad humana tanto en los procesos de investigación como en la aplicación de las fuerzas y recursos alcanzados. Esto mira también a la conservación y protección de nuestra tierra como hogar donde el ser humano ha de vivir y de donde ha de vivir.

Pero ¿qué está a nuestro alcance realizar para que los grandes logros de la ciencia nos beneficien? Algo muy fundamental: lo que por mi estudio y experiencia sé y puedo, lo utilice siempre para hacer el bien, nunca para aprovecharme de alguien. Buscar aprovechar aquello que la ciencia ha alcanzado para bien de todos y está a nuestro alcance: por ejemplo las medidas de higiene cotidiana, las vacunas para prevenir enfermedades,…  Hace años se miró como un gran logro el descubrimiento del plástico y del PET, que permitió la fabricación de “desechables”, de envases no retornables, de bolsas y bolsitas para el comercio… Ahora su uso o su mal uso se han convertido en una grave amenaza para nuestro planeta: la orientación de las tres R es muy buena y está en nuestras manos ponerla en práctica: reducir su uso; re-usar = no desecharlos, volver a utilizarlos; reciclar, no son basura… Usted tiene en mente otras formas de utilizar para bien de todos lo que la ciencia ha puesto a nuestro alcance. Compártalo por favor en torno suyo.

About admin

Error

Comunicado 27-19

Acapulco, Gro., a 21 de julio de 2019 Comunicado 27-19 ¡Buen viaje, felices vacaciones! En …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *