Inicio / Comunicados / Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Acapulco, Gro., a 02 de diciembre de 2018

Comunicado 51-18

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

El 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Según las ONU: “La discapacidad es una condición que afecta el nivel de vida de un individuo o de un grupo. El término se usa para definir una deficiencia física o mental, como la discapacidad sensorial, cognitiva o intelectual, la enfermedad mental o varios tipos de enfermedades crónicas”.

“Las personas con discapacidad, la “minoría más amplia del mundo”, suelen tener menos oportunidades económicas, peor acceso a la educación y tasas de pobreza más altas. Eso se debe principalmente a la falta de servicios que les puedan facilitar la vida (como acceso a la información o al transporte) y porque tienen menos recursos para defender sus derechos. A estos obstáculos cotidianos se suman la discriminación social y la falta de legislación adecuada para proteger a los discapacitados”.

“Las personas con discapacidad son más a menudo víctimas de la violencia: los niños discapacitados tienen cuatro veces más posibilidades de ser víctimas de actos violentos, la misma proporción que los adultos con problemas mentales”.

El Adviento, oportunidad para fijarnos en el otro y cultivar la fraternidad con las personas con discapacidad

Al iniciar este tiempo del adviento, quiero hacer una llamada a poner atención en la necesidad de fijarnos en el otro y de vivir la fraternidad sobre todos con las personas que padecen alguna discapacidad. En el año 1967 el Papa San Paulo VI señaló que: “el mundo está enfermo. Su mal está menos en la dilapidación de los recursos y en el acaparamiento por parte de algunos, que en la falta de fraternidad entre los hombres y entre los pueblos” (Populorum Progressio n. 66).

“Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras” (Hb 10, 24). Este es el texto que invita a pensar en la calidad de la vida fraterna a la que aspiramos los cristianos. Esta vida fraterna está en el centro de la experiencia cristiana, según el mensaje del Evangelio que urge a un cuidado recíproco y a poner atención en el bien de los otros. Por otra parte, el gran mandamiento del amor al prójimo exige y urge a tomar conciencia de que tenemos una responsabilidad respecto a quien, como cada uno de nosotros, es criatura e hijo de Dios: el hecho de ser hermanos en humanidad y, en muchos casos, también en la fe, debe llevarnos a ver en el otro a un verdadero “otro yo”, a quien el Señor ama infinitamente. Si cultivamos esta mirada de fraternidad, la solidaridad, la justicia, así como la misericordia y la compasión, brotarán naturalmente de nuestro corazón.

Hace un año el Papa nos invitaba a acoger el llamado del Señor Jesús a vivir atentos: “La persona que está atenta es la que, en el ruido del mundo, no se deja llevar por la distracción o la superficialidad, sino que vive de modo pleno y consciente, con una preocupación dirigida en primer lugar a los demás. Con esta actitud nos damos cuenta de las lágrimas y las necesidades del prójimo, y podemos percibir también sus capacidades y sus cualidades humanas y espirituales. La persona mira después al mundo, tratando de contrarrestar la indiferencia y la crueldad que hay en él y alegrándose de los tesoros de belleza que también existen y que deben ser custodiados”. El Señor nos conceda vivir atentos unos a otros este tiempo de Adviento para así acoger en cada uno a Jesús que está viniendo a nosotros.

About admin

Error

NUESTRAS PEREGRINACIONES: DE LA MANO DE MARÍA DE GUADALUPE VAMOS A JESUS Y A NUESTROS HERMANOS. 

Timonel 25 de Noviembre de 2018 Queridos amigos y lectores de Mar Adentro: Les saludo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *