Inicio / Comunicados / Día de la Madre Tierra, 22 de abril

Día de la Madre Tierra, 22 de abril

Acapulco, Gro., a 22 de abril de 2018

Comunicado 19-18

Día de la Madre Tierra, 22 de abril

El 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra. El objetivo de este día es “Recordar que el planeta y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento”, para juntos asumir la responsabilidad de fomentar la armonía con la naturaleza y la Madre Tierra. “Por otra parte, este día nos brinda también la oportunidad de concienciar a todos los habitantes del planeta acerca de los problemas que afectan a la Tierra y a las diferentes formas de vida que en él se desarrollan”.

Mirar la Realidad

La Arquidiócesis de Acapulco está ubicada en la zona costera del Estado de Guerrero, con una superficie aproximada de 18,000 km2. El Estado de Guerrero es el cuarto estado con mayor biodiversidad en el país, tiene bosques, selvas, importantes ríos, abundante caza y pesca y cuenta con yacimientos mineros y de materiales para la construcción (Semarnat en Servicio Internacional para la Paz (SIPAZ), 2012).

“Si por un lado, contamos con una gran riqueza de recursos naturales, por otro, no contamos con una actitud respetuosa y responsable hacia ellos. El medio ambiente es una preocupación relativamente nueva en la sociedad así como en los gobiernos y afortunadamente, cada día se acrecientan los esfuerzos de diversos sectores sociales en favor del cuidado y del uso racional de los recursos naturales.

Por otra parte, cada día emergen problemas y conflictos relacionados con el medio ambiente en diversos puntos de esta región. Hay problemas de contaminación ambiental como el manejo irresponsable de la basura que se arroja a las calles, las carreteras, los cauces de los arroyos y ríos, la contaminación de las playas, de los mares y de las lagunas, la deforestación irracional de los bosques en diversas regiones. Se ha incrementado en el campo el uso de agroquímicos, de pesticidas y herbicidas, que con los usos de “tumba y quema”, van deteriorando los campos dedicados al cultivo. También hay que señalar que la carencia de sistemas de drenaje adecuado y suficiente hace problemático el manejo de las aguas negras. Toda esta problemática incide en un deterioro de la salud…

Reconocemos algunos retos más visibles… como la pérdida de la biodiversidad, la contaminación de la tierra, del aire y del agua, la destrucción de los bosques, la erosión de la tierra, la desaparición de las especies vegetales y animales, el adelgazamiento de la capa de ozono que deriva del sobrecalentamiento de la tierra y en el cambio climático, consecuencias y factores de graves desequilibrios ambientales” (V Plan Diocesano de Pastoral, 2009 – 2017. Marco de la Realidad n. 14).

Estamos destruyendo la Tierra, nuestra Casa Común. La causa no es solo estructural, como podría ser el sistema político o económico. La causa tiene que ver con la formación de nuestra conciencia ecológica.

Para Reflexionar

“En el primer capítulo del Génesis, nos dice el Papa Francisco, precisamente al inicio de toda la Biblia, se pone de relieve que Dios se complace de su creación, subrayando repetidamente la belleza y la bondad de cada cosa. Al término de cada jornada está escrito: ‘Y vio Dios que era bueno’. Si Dios ve que la creación es una cosa buena, es algo hermoso, también nosotros debemos asumir esta actitud y ver que la creación es algo bueno y hermoso. Por lo tanto, alabemos a Dios, démosle gracias por habernos dado tanta belleza.

El don de ciencia nos ayuda a no caer en algunas actitudes excesivas o equivocadas. La primera la constituye el riesgo de considerarnos dueños de la creación. La creación no es una propiedad, de la cual podamos disponer a nuestro gusto; ni mucho menos es una propiedad sólo de algunos, de pocos. La creación es un don, es un don maravilloso que Dios nos ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con gran respeto y gratitud. La segunda actitud errónea está representada por la tentación de detenernos en las creaturas, como si éstas pudiesen dar respuesta a todas nuestras expectativas.

Debemos custodiar la creación, porque es un don que el Señor nos ha dado; es el regalo de Dios a nosotros. Nosotros somos custodios de la creación. Cuando explotamos la creación, destruimos el signo del amor de Dios. Esta debe ser nuestra actitud respecto a la creación: custodiarla, porque si nosotros destruimos la creación, la creación nos destruirá” (21-V-2014).

Cómo Celebrar el Día de la Madre Tierra.

Les sugiero algunas actitudes y acciones que podríamos realizar de forma individual, familiar o en comunidad:

  • Un punto clave para el cuidado de la creación es hacer más sencilla nuestra vida: saber distinguir necesidad de gusto y no comprar lo que no necesitamos. De niños pedíamos dinero a nuestros padres “para ir a comprar”. Comprar era un gusto. Hemos de superar esa actitud infantil. De otra forma depredamos nuestro planeta y lo llenamos de basura.
  • Dejarnos orientar por la regla de las 3 “R’s”: reducir, reutilizar y reciclar.
  • Salir de casa con una botella de agua para beber llenada del garrafón. Es más económico y no embasuramos con botellitas de plástico.
  • Salir de casa con algo para comer si nos da hambre: una torta, un tamal, una papa, una fruta… Es mucho más saludable y económico que comprar frituras y no embasuramos.
  • En nuestras reuniones y celebraciones, evitar en lo posible el uso de desechables.
  • Separar la basura y crear conciencia de la necesidad de hacerlo. Hay muchas cosas que no son basura.
  • Crear una brigada de limpieza y reciclaje con nuestra familia, e invitar a los vecinos a participar en esta tarea.
  • En el campo, hacer la prueba y cultivar de manera orgánica un pequeño espacio de la parcela sin utilizar agroquímicos ni pesticidas. Al menos para comer en casa algo cultivado orgánicamente.
  • Recuerdo a quienes he confirmado, la invitación a plantar y cuidar al menos un árbol, si está en sus posibilidades.

About admin

Error

Participa Iglesia en el Foro de Escucha por la Pacificación y Reconciliación Nacional de Acapulco

El arzobispo Leopoldo González señala que es una oportunidad de escuchar Sacerdotes, religiosas y laicos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *