Inicio / Comunicados / Construyamos el bien común

Construyamos el bien común

Acapulco, Gro., a 08 de julio de 2018

Comunicado 30-18

 

Construyamos el bien común

 

Luego de la Jornada Electoral, quiero expresar una palabra de gratitud primero a todos aquellos candidatos que de buen corazón manifestaron a la sociedad su deseo verdadero de servirle, escucharon con apertura a las personas en sus problemas y con sinceridad manifestaron lo que miraban un proyecto para construir el bien común. Con ello hicieron mucho bien a la sociedad, aunque no hayan resultado electos. También expreso mi gratitud a quienes resultaron electos. Se les ha elegido para un servicio que es indispensable y básico para el diario vivir de la sociedad. En ustedes la sociedad finca la esperanza de avanzar hacia la solución de los grandes problemas que aquejan a nuestra Patria y que también están entre nosotros: la pobreza, la violencia e inseguridad, la corrupción e impunidad… Es fundamental no olvidar que se trata de un servicio y muy importante. Que no se olvide que es un servicio para orientar sus intereses al bien común. Que no se olvide que es muy importante para realizarlo con entera responsabilidad, poniendo lo mejor de ustedes mismos.

 

Una palabra especial a quienes resultaron electos como alcaldes de nuestros municipios. Ante la desconfianza tan generalizada en las instituciones, también en las políticas y gubernamentales, el Presidente Municipal es el primero de los servidores públicos que puede ayudar a rehacer el tejido social, porque es el más cercano a la gente en conocimiento, en confianza y en el servicio. Una ocasión en que el Papa Francisco se reunió con los Alcaldes italianos, les dijo dos cosas muy fortalecedoras:

 

+ La primera: “…Caminar con su pueblo, en medio del pueblo y con el pueblo. Un poco esta es la identidad del alcalde”. Día a día muchas personas se dirigen al alcalde. Cada una de ellas, de manera justificada o no justificada, mira en él una posibilidad o la posibilidad de solución a su problema. En realidad, de alguna manera todos tenemos dirigida a él nuestras expectativas, porque de él dependen en gran parte que tengamos aquellas condiciones y servicios que hacen posible nuestro diario vivir. “Con todos los que se dirigen al alcalde, dice el Papa, pobre alcalde, termina agotado de tantas cosas… Pero este es el trabajo del alcalde, y yo diría vuestra espiritualidad. Pienso un poco en el final de la jornada, y tendría que hablarles del cansancio del alcalde, cuando tras una jornada regresa a casa con tantas cosas que no se han resuelto. Algunas sí, pero muchas no”.

 

+ La segunda: “El alcalde entre la gente. No se entiende un alcalde que no esté allí, porque él es un mediador, un mediador en medio de las necesidades de la gente. Y el peligro es convertirse en un alcalde que no sea mediador, sino intermediario. Y ¿cuál es la diferencia? La diferencia es que el intermediario explota las necesidades de las partes y se queda con algo para él, como quien tiene un negocio…; y ese alcalde, si existe —lo digo como posibilidad— ese alcalde no sabe lo que es ser alcalde. En cambio, mediador es aquel que él, él mismo, es el que paga con su vida por la unidad de su pueblo, por el bienestar de su pueblo, por llevar adelante las diversas soluciones de las necesidades de su pueblo. Después del tiempo dedicado a ser alcalde, este hombre, esta mujer termina cansado, cansada, con las ganas de descansar un poco, pero con el corazón lleno de amor porque ha hecho de mediador. Y os deseo esto: que seáis mediadores. Entre la gente, para crear la unidad, para construir la paz, para resolver los problemas y resolver también las necesidades del pueblo”.

 

Por otra parte, las dificultades postelectorales busquemos resolverlas por la vía institucional. El tiempo en que el proceso electoral nos hizo “tomar partido” ya ha quedado atrás. Volvamos al esfuerzo por construir la unidad y la armonía en un orden justo y equitativo, construido desde la rectitud, la solidaridad y la subsidiaridad.

 

“Dios todopoderoso y eterno, en cuyas manos están las esperanzas de los hombres y los derechos de los pueblos, ilumina a quienes nos gobiernan para que, con tu ayuda, promuevan en todas partes la prosperidad, la paz y la libertad”.

About admin

Error

Participa Iglesia en el Foro de Escucha por la Pacificación y Reconciliación Nacional de Acapulco

El arzobispo Leopoldo González señala que es una oportunidad de escuchar Sacerdotes, religiosas y laicos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *