Inicio / Comunicados / Comunicado 49-18
Mexican revolution. Mexican insurgents with a canon of their make, in Juarez, 1911, Mexico, Washington, D.C. Library of Congress, . (Photo by: Photo12/UIG via Getty Images)

Comunicado 49-18

Acapulco, Gro.,  18 de noviembre de 2018

Comunicado 49-18

Aniversario del inicio de la Revolución Mexicana

Celebramos el CVIII aniversario del inicio de la Revolución Mexicana en circunstancias muy especiales de nuestra Patria: por una parte la esperanza que ha despertado desde los días de campaña el Presidente Electo ya tan cerca de su toma de posesión, y por otra la enormidad de los desafíos que juntos hemos de enfrentar para construir el bien común del que todos tenemos derecho a participar.

En este momento no podemos ignorar la lección que nos da la historia de nuestra Patria y de la humanidad. La violencia no construye el bien de los pueblos. No fue la muerte de tantos mexicanos ni la destrucción provocada por los enfrentamientos armados lo que llevó a nuestra Patria a mejores condiciones de justicia y democracia. Fueron los momentos de paz, las treguas en la violencia, lo que propició llegar a acuerdos y crear instituciones para cuidar, regular y orientar el vivir de la Nación hacia el desarrollo integral de todos los ciudadanos. Este es un proceso nunca realizado completamente, al que ahora nos toca a nosotros aportar.

No olvido lo que un abuelo me platicó la tarde de un sábado, a finales de los años setentas. Me preguntó: “¿Sabe por qué se acabó la Revolución?”. Yo traté de recordar algo aprendido en las clases y no logré. Él me dijo: “Lo que acabó la Revolución fue el hambre. No se podía sembrar. Llegaban grupos armados y se llevaban los animales. Muchos entraban en las casas y se llevaban el nixtamal. No había qué comer. Mi mamá tostaba bellotas de los encinos grandes que están por el camino a Icuácato, luego las molía y nos hacía con eso unas tortillas. Eran muy calientes. Nos dolía el estómago. A los coyotes se les cayó el pelo, porque nadie enterraba a los que quedaban muertos a la falda del cerro después de los enfrentamientos, y los coyotes se comían la carne”.

Sin duda hay respuestas más precisas e integrales a la pregunta planteada por aquel abuelo, pero esa fue la experiencia que él vivió. Y al menos en parte es una verdad incontrovertible: la violencia también trae consigo el hambre. Alguna persona me expresó que en una región de nuestro Estado lo que algunos grupos están robando son los animales domésticos y la despensa que encuentran en las casas. Los cobradores de cuota, de piso, los extorsionadores son ladrones que despojan a muchas familias de su tranquilidad, al amenazarles, y también de su despensa, al robarles su dinero. Una lección muy valiosa que nos da la historia es que la violencia siembra hambre en muchos de aquellos a quienes no mata.

Por otra parte, hemos de apreciar las instituciones, surgidas a partir de la Revolución Mexicana, para regular la vida en nuestra Patria y poner bases más firmes de justicia y equidad social. Ciertamente han de ser purificadas y perfeccionadas en todo lo que sea preciso, para que respondan a las circunstancias que vivimos, pero ha de ser a partir de la sabiduría que se alcanza por medio del diálogo, en acuerdos transparentes, sin intereses ocultos de grupos o de partidos, que en el respeto de los derechos fundamentales de la persona humana, busca el bien común, cuidando de manera especial el fortalecimiento de los más débiles, para que por sí mismos puedan realizar su misión en la vida.

En estos días que vivimos es bueno traer a la mente estas palabras de un mensaje de los obispos de México: “Todos somos parte de la solución que reclama en nosotros mentalidad y corazón nuevos, para ser capaces de auténticas relaciones fraternas, de una convivencia armónica y participación solidaria”.

About admin

Error

TOMA DE POSESIÓN DE NUESTRO NUEVO PRESIDENTE

El próximo sábado tomará posesión de su servicio de autoridad el Presidente Electo, Don Andrés …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *