Inicio / Comunicados / Comunicado 34-18 

Comunicado 34-18 

Acapulco, Gro., 05 de agosto de 2018 

Comunicado 34-18 

Día Internacional de los Pueblos Indígenas

El próximo 9 de agosto se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. El objetivo de esta celebración es tomar conciencia del valor, la riqueza y el aporte de los pueblos indígenas. En este año la celebración aborda el tema particular: “Migración y Desplazamiento de los Pueblos Indígenas”

“En Guerrero habitan cuatro etnias indígenas: náhuatl, na savi (Mixteca), me’phaa (Tlapaneca) y amuzga, que representan alrededor del 17% de la población y siguen siendo el sector más marginado, pues muchos viven en extrema pobreza y vulnerabilidad. Ellos constituyen la primera raíz, la más antigua, de la identidad de nuestros pueblos. Las regiones indígenas de la Montaña y la Costa chica son las que padecen más rezagos en salud, educación, vivienda, servicios públicos, nivel de ingresos. Los afromexicanos constituyen otra raíz que fue arrancada de África y traída aquí como gente esclavizada y están ubicados, sobre todo, en la región de Costa Chica, conservando rasgos culturales propios pero con dificultades para su integración social…” (V Plan Diocesano de Pastoral 2009 – 2017, Arquidiócesis de Acapulco),

Víctimas de desplazamiento forzado

Hasta hace algunos años el problema principal que estos pueblos habrían de enfrentar era el de la pobreza. Ahora a éste, se suma el de la violencia y la inseguridad. El año pasado, en nuestra Patria, según datos de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, en su informe Episodios de desplazamiento interno forzado masivo en México 2017, 20 mil 390 personas fueron víctimas de desplazamiento forzado interno principalmente por conflictos relacionados con la violencia e inseguridad en el país. La población indígena se vio afectada de manera especial, pues de esas 20 mil 390 personas desplazadas, 12 mil 323 eran personas que pertenecían a pueblos originarios. Este fenómeno de desplazamiento forzado el año pasado se presentó en 79 localidades de 27 municipios de nueve entidades del país. El estado con mayor número de episodios fue Guerrero, con siete. El desplazamiento no se da sólo de manera masiva. Hay otra de la que los periódicos tal vez no dan noticia, pero que va poblando las periferias de nuestras grandes ciudades. Es el desplazamiento de una, otra y otra familia que al sentirse amenazadas van dejando sus poblados.

Acoger, proteger, promover e integrar

Al inicio de este año, en su mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, el Papa Francisco nos orientó respecto a la conducta que habríamos de tener con migrantes, refugiados y desplazados. Nos dijo que «nuestra respuesta común se podría articular en torno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar». Estas cuatro acciones hemos de mirarlas como un deber de justicia, la tierra es el hogar de todo hombre y de toda mujer, en ella y de ella hemos de vivir; un deber de civilización, sólo así puede respetarse la centralidad de la persona humana; y un deber de solidaridad, al comprender las dificultades por las que están pasando estas personas.

Desde la fe, tanto migrantes como residentes hemos de reconocernos parte de una sola familia, todos con el mismo derecho a gozar de los bienes de la tierra, que es el hogar de todos. No podemos ser indiferentes con nuestros hermanos que, obligados por la violencia o la necesidad, salen de entre nosotros o llegan a la periferia de nuestras ciudades. Dios, nuestro Buen Padre, nos ilumine y disponga a acoger, proteger, promover e integrar a estos hermanos nuestros. Cada uno podemos hacer algo por ellos. Dejarnos orientar por estos cuatro verbos nos pone en la ruta de la construcción de la paz.

About admin

Error

Cursos de verano DIPAK 2018

Equipo Dipak Diocesana Con el objetivo de: “Formándonos en una Catequesis vivencial, integradora, permanente y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *