Inicio / Comunicados / Comunicado 28-17

Comunicado 28-17

Acapulco, Gro., a 10 de Diciembre de 2017

Comunicado 28-17

 

DIA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Después de los graves males sufridos en las dos guerras mundiales, era apremiante la necesidad de encontrar un camino para construir y preservar la libertad, la justicia y la paz entre las naciones y entre las personas. El 10 de diciembre de 1949, la Organización de Naciones Unidas mostraba al mundo ese camino en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”. Comienza diciéndonos: “El reconocimiento de la dignidad inherente a todos los miembros de la familia humana y de sus derechos iguales e inalienables constituye el fundamento de la libertad, de la justicia y de la paz en el mundo”.

Entonces como ahora, estamos convencidos de que, como decía el Papa Benedicto XVI, “el futuro de la humanidad no puede depender del simple compromiso político,” es fruto del reconocimiento de la dignidad de la persona humana, hombre y mujer, con el fin de crear las condiciones adecuadas, para una vida realizada en plenitud en la sociedad en la que vive. Por ello, es bueno reconocer la preocupación cada vez mayor por la protección de los Derechos Humanos, que corresponden a cada hombre y a cada mujer, por su misma dignidad natural desde el momento mismo de su concepción en el seno materno hasta su muerte de forma natural.

 

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, realizó en un octubre de 2015 una visita a México. En ella observó y “constató en terreno la grave crisis de derechos humanos que vive México, caracterizada por una situación extrema de inseguridad y violencia y graves violaciones, en especial desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura; niveles críticos de impunidad y una atención inadecuada e insuficiente a las víctimas y familiares”. Reconoció los avances legislativos para proteger los derechos humanos en nuestra Patria. Destacó la modificación de diversos artículos de la Constitución que establecen que en México todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección. Pero sobre todo subrayó que “los problemas descritos son resultado de una situación estructural que México padece desde hace décadas”. El alto grado de impunidad que hay en nuestra Patria no podemos mirarlo como resultado de la corrupción de algunas personas, sino que parece ser resultado de un sistema en el que el interés primero no es el bien de cada hombre y mujer, sino que está constituido otros intereses. Es grande la desconfianza de muchos ciudadanos en las instituciones y son muchas las trabas que encuentra en el camino quien se anima a buscar justicia. Este es un gran desafío en nuestra Patria.

 

Pero al hablar de Derechos Humanos no podemos mirar sólo hacia las instituciones encargadas de protegerlos y garantizarlos, sino también a nuestra persona. A cada Derecho corresponde una obligación que hemos de respetar. Por ejemplo, el derecho a los recursos para una vida sana conlleva la obligación de cuidar nuestra salud; el derecho a libre tránsito, lleva la obligación de respetar el libre tránsito de los demás; el derecho a la vida lleva consigo la obligación de respetar la propia y la de otros desde el momento de la concepción hasta su muerte acaecida de forma natural; el derecho al respeto de los propios bienes tiene aparejada la obligación de respetar los bienes ajenos no robando, no extorsionando, no engañando…

 

El Papa Francisco nos presentaba en su mensaje para la paz de 2014 realidades que no podemos dejar de mirar al hablar de los derechos humanos:

 

«Pienso en el drama lacerante de la droga, con la que algunos lucran despreciando las leyes morales y civiles, este mal atenta directamente contra la dignidad de la persona humana y va rompiendo la progresivamente la imagen que el Creador ha plasmado.

 

Condeno con firmeza esta lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por hombres sin escrúpulos. No se puede jugar con la vida de nuestro hermano ni manipular su dignidad. Hago un llamado para que se busquen los modos para terminar con el narcotráfico que lo único que hace es sembrar muerte por doquier, truncando tantas esperanzas y destruyendo tantas familias.

 

Pienso también en otros dramas como en la devastación de los recursos naturales y en la contaminación, en la tragedia de la explotación laboral, pienso en el blanqueo ilícito del dinero así como la especulación financiera, que a menudo asume rasgos perjudiciales y demoledores para enteros sistemas económicos y sociales, exponiendo a la pobreza a millones de hombres y mujeres; pienso en la prostitución que cada día cosecha víctimas inocentes, sobre todo entre los más jóvenes, robándoles el futuro; pienso en la abominable trata de seres humanos, en los delitos y abusos contra los menores, en la esclavitud que todavía difunde su horror en muchas partes del mundo, en la tragedia frecuentemente desatendida de los emigrantes con los que se especula indignamente en la ilegalidad».

 

El fundamento de la libertad, de la justicia y de la paz en el mundo se finca en el reconocimiento de la dignidad inherente a todos los miembros de la familia humana y de sus derechos iguales e inalienables.

About admin

Error

Comunicado 32-18 

Acapulco, Gro., a 22 de julio de 2018 Comunicado 32-18  En estos días, aprovechando las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *