Inicio / Comunicados / Comunicado 23-19: Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y del Maltrato en la Vejez

Comunicado 23-19: Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y del Maltrato en la Vejez

Comunicado 23-19

Acapulco, Gro., 09 de junio de 2019

 

Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y del Maltrato en la Vejez

 

El 15 de junio se celebra el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y del Maltrato a las personas en la Vejez. Esta celebración no puede quedarse en tomar conciencia de la gravedad del problema y expresar nuestro rechazo ante el abandono y sufrimiento infligido a muchas personas ya mayores. Ha de llevarnos también a hacer algo para cambiar siquiera un poco la situación de alguna de ellas.

 

+ Según datos de la ONU, en el mundo se ha incrementado considerablemente el número de personas ancianas, sobre todo en los países en vías de desarrollo, y también el maltrato hacia ellas. Nuestra cultura consumista nos empuja a no valorar a los ancianos, a excluirlos de nuestro espacio vital y de nuestro corazón, mirarlos como una carga pesada. Por ello nos cuesta mucho trabajo descubrir un futuro luminoso para nuestra sociedad. Una sociedad que desprecia o descarta a los ancianos es una sociedad que se ha deshumanizado y camina hacia su propia muerte, porque ha perdido sus raíces históricas y espirituales.

 

+ El Papa Francisco ha señalado que: “La calidad de una sociedad, quisiera decir de una civilización, se juzga también por cómo se trata a los ancianos y por el lugar que se les reserva en la vida en común. Es verdad, la atención a los ancianos hace la diferencia de una civilización. ¿En una civilización hay atención al anciano? ¿Hay lugar para el anciano? Esta civilización seguirá adelante porque sabe respetar la sabiduría, la sabiduría de los ancianos. Una civilización en donde no hay lugar para los ancianos, en la que son descartados porque crean problemas… es una sociedad que lleva consigo el virus de la muerte” (Papa Francisco, 4 de Marzo de 2015).

 

+ Como Iglesia hacemos un fuerte llamado a la gratitud, la inclusión, la acogida y la solidaridad con los ancianos. “Los ancianos son hombres y mujeres, padres y madres que nos han precedido en nuestras mismas calles, en nuestra misma casa, en nuestra batalla cotidiana por una vida digna. Son hombres y mujeres de quienes hemos recibido mucho. El anciano no es un extraterrestre. El anciano somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, inevitablemente de todos modos, aunque no lo pensemos. Y si nosotros no aprendemos a tratar bien a los ancianos, así nos tratarán a nosotros” (Papa Francisco, 4 de marzo de 2015).

 

+ Desde nuestra conversión personal y con alguna acción concreta promovamos más fuertemente la “cultura de cercanía a los ancianos”.

 

= Miremos en nuestra familia, entre nuestros amigos y conocidos, ¿hay algún anciano muy solo o enfermo? Vayamos a visitarlo y compartamos con él siquiera nuestro tiempo. Si está lejos, hagámonos cercanos de alguna manera.

 

= ¿Hay en casa algún anciano? No lo excluyamos de nuestra mesa, aunque de pronto se ensucie la ropa o ensucie la mesa por no poderse llevar la cuchara a la boca. Que participe de la vida del hogar, que no esté en el rincón. Es una buena forma de educar y formar a las nuevas generaciones en el trato digno a las generaciones mayores. Lo que hagamos por nuestros ancianos, no quedará sin recompensa.

 

= ¿Hay cerca algún albergue para ancianos? Muchos ya no tenemos la gracia de poder hacer un cariño a nuestros padres ancianos porque ya partieron a la Casa del Padre. Les hagamos ese cariño en estos otros ancianos. Muchas cosas sana el amor en el corazón de los ancianos.

 

= Agradezcamos a todas aquellas personas que cuidan de los ancianos en el hogar, en alguna casa de retiro u hospital. ¿Podemos ayudarles de alguna manera en su servicio? No dejemos de hacerlo.

 

About admin

Error

Visita pastoral a la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, Pie de la Cuesta

El día 12 de julio, el arzobispo de Acapulco, Mons. Leopoldo González González, visitó la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *