Inicio / Comunicados / Comunicado 16-17

Comunicado 16-17

Acapulco, Gro., a 17 de Septiembre de 2017

Comunicado 16-17

LAS EMERGENCIAS QUE PADECEMOS, HAN DE SER ABORDADAS  DESDE UNA VISIÓN GLOBAL Y DE LARGO PLAZO

El descuido de la casa común ha provocado que en nuestro mundo se presenten los fenómenos naturales con una intensidad destructiva muy grande y con mayor frecuencia. En nuestro Estado los hemos sufrido en años pasados. Ahora los sufren nuestros hermanos de La Paz, la Costa de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, entre otros.

Es admirable la solidaridad que ha surgido, y hemos de agradecer a todas las personas que han tendido la mano con su oración y su colaboración a estos hermanos nuestros en desgracia.

Atender el momento de crisis de la población es parte fundamental de la respuesta que hemos de dar en momentos de crisis. Es necesario no descuidar las otras. La fase de reconstrucción es prolongada y requiere que no se retire la atención de estos hermanos nuestros ni por parte de las autoridades, ni por parte de las organizaciones, ni por parte de las comunidades. Ayudar a que las personas puedan volver a mirar por sí mismas es un paso vital. La ayuda subsidiaria ha de impulsar a ello.

Sin embargo, no podemos dejar de mirar dos factores que influyen mucho en el dolor de las personas ante los fenómenos naturales. Por lo general son las personas más pobres quienes se ven más afectadas por encontrarse en zonas de mayor riesgo o bajo construcciones muy débiles. Hemos de mirar la economía no como el arte de la mayor ganancia, sino como la sabia distribución de los recursos para bien de todos. El otro factor es el desequilibrio que hemos causado por la destrucción de nuestra casa común. Lo que es de todos, ha de ser cuidado por todos, y que el dolor de nuestros hermanos sea un fuerte llamado a cuidar nuestro planeta.

 

CONSOLIDAR EL PROCESO DE PAZ EN ACAPULCO 

Desde hace más de 5 años la Arquidiócesis de Acapulco ha iniciado, a través del  acompañamiento integral a las víctimas de la violencia, un proceso de construcción de paz. Mi deseo es dar continuidad a éste camino que se ha iniciado, caminar con ustedes para fortalecer su consolidación.

En su pasada visita a Colombia, un país marcado por más de 5 décadas por la violencia, el Papa Francisco ha dicho que “la paz se alcanza a través del dialogo”. Es necesario que dialoguemos, que nos escuchemos unos a otros a fin de podernos mirar como hermanos; para reconciliarnos; para reconstruir la verdad; para poner en el centro a las víctimas.

Las miles de víctimas nos enseñan que la causa estructural de la violencia es la perdida de la dignidad humana y son la expresión más profunda de una sociedad deshumanizada; nos llevan a reconocer la necesidad humana del perdón. Sí, del perdón por los daños que hemos causado, por la violencia que hemos ejercido, por el dolor que hemos generado, por las omisiones o indiferencia que hemos practicado hacia las víctimas. Todas estas víctimas nos llevan a buscar las condiciones para aplicar una justicia transicional, que sin negar la culpa o las penas, garantice la restauración de las personas (víctimas y victimarios), las instituciones y la sociedad. Sólo así también estaremos en México y en Guerrero en condiciones de una paz verdadera y duradera.

Como iglesia particular de Acapulco queremos seguir actuando en favor de las víctimas y seguir dando nuestro aporte a la construcción de la paz en Guerrero y Acapulco.

About admin

Error

Comunicado 36-18

Acapulco, Gro., a 19 de agosto de 2018 Comunicado 36-18 Día Mundial de la Asistencia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *